Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘decisiones’

Salimos de Ronda un grupo de unos 10 legionarios como grupo de captación o banderín de enganche con destino a la guarnición situada en la isla de Tarifa. Una vez allí nos encontramos con reclutas aturdidos por el fuerte viento de levante y su recién estrenada vida militar que iba a durar nueve meses. Después de algunas charlas de presentación de la legión, su código, lucir nuestros uniformes verdes y chapiri legionario, paso firme, saludo enérgico, cabeza alta, .. , conseguimos convencer a los aspirantes a caballeros legionarios que necesitábamos para el IV Tercio. Allí empezaba una gran aventura para todos aquellos nuevos voluntarios.

isla-tarifa

Los que se apuntaron no parecían los que mejor podían encajar con un código de honor y disciplina como el de La Legión. Tampoco eran los más fuertes ni mejor preparados físicamente. Pero la legión no desprecia a nadie por su aspecto, creencias o vida pasada.

banderin-enganche-legion

Para apuntarse sólo se requería un mínimo examen médico y psicológico y firmar voluntariamente por nueve meses. De los muchos que se vieron atraídos por el espíritu de la legión y la oportunidad de vivir una aventura esos nueve meses, se apuntaron sólo los más valientes. Estos aspirantes a caballeros legionarios tomaron una decisión que no tenía vuelta atrás y sí un alto grado incertidumbre con todos los mitos alrededor de la legión que se oían.

En las semanas siguientes tuve la ocasión de cruzarme con algunos de aquellos valientes y no voy a decir que todos estaban contentos de su decisión, ni que lo estuviesen pasando bien, y probablemente la mayor parte de ellos hubieran abandonado esos días si hubieran podido hacerlo. Pero al cabo de unos meses cuando paseaban orgullosos con su uniforme legionario por el cuartel o ciudad de Ronda ninguno estaba arrepentido de su decisión, y cuanto peor lo había pasado en su entrenamiento más valoraban estar en la Legión. Y lo que aún es más importante, al hablar o cruzarte con ellos apreciabas que poco tenía que ver la forma de hablar, andar y la autoestima de aquellos soldados que reclutamos con la de estos legionarios. La formación de la Legión les había proporcionado una disciplina, confianza y respeto a los demás y a sí mismos y un código que no tenían. Sus vidas y cualquier reto en la vida ya no sería el mismo por una decisión valiente en el cuartel de Tarifa.

Si crees que puede resultar útil a tus amigos, ¡ COMPÁRTELO ! con los iconos que tienes debajo.

Anuncios

Read Full Post »